ZONA HOSTIL

 

A un convoy americano escoltado por la Legión española le estalla una mina al norte de Afganistán y el inexperto Teniente Conte (Raúl Mérida) queda al mando de una dotación para proteger a los heridos Resultado de imagen de logo el confidencial‘Zona hostil’: cine de acción a la americana ‘made in Spain’

En agosto de 2012, tras un accidente de helicóptero en Afganistán, las tropas españolas fueron emboscadas en medio del desierto por guerrilleros talibanes

Foto: Ariadna Gil protagoniza 'Zona hostil'.
Ariadna Gil protagoniza ‘Zona hostil’.
10.03.201705:00 H.

Hay que hacer un ejercicio intenso de memoria, de mucho bucear y rebuscar en la filmoteca mental, para dar con algún título que, más allá del género guerracivilista, centre su historia en la épica militar de España. Y todavía más, si hablamos de las Fuerzas Armadas contemporáneas. Quizá sea por el secretismo de un cuerpo que nunca se ha caracterizado por su aperturismo y que tradicionalmente ha mantenido las distancias con la sociedad civil. Quizá sea porque el papel de España en los conflictos internacionales ha estado supeditado a otras potencias más dadas a la epopeya. O porque aquí todavía no ha calado del todo la exaltación individualista que permite al espectador ‘tragarse’ aquello de que un tipo con solo un ‘bazooka’ pero amor patrio a raudales puede cargarse un ejército entero. O quizá porque, a diferencia del cine americano, que sí ha sabido explotar —y exprimir— el filón de la acción bélica, la industria española no tiene pulso económico y tecnológico —que no técnico— para llenar la pantalla de explosiones, ejércitos y carros de combate.

Alberto Olmos

En 2002, Daniel Calparsoro se atrevió con ‘Guerreros’, una película ambientada en la guerra de Kosovo y que, aunque empieza dentro del género bélico, acaba casi como una película de terror que explota la violencia con la que el ser humano se aferra a la supervivencia. Muy lejos de lo que pretende ‘Zona hostil’, la ópera prima de Adolfo Martínez Pérez, que, lejos de proponer una lectura moral o política de una guerra, se limita al papel de cronista del accidente que sufrió un helicóptero Super Puma español en el desierto de Afganistán en 2012 y la batalla que se produjo contra los guerrilleros talibanes al intentar recuperarlo.

 

‘Zona hostil’ ha abierto la veda. Ha demostrado que se puede hacer acción bélica a la americana ‘made in Spain‘ sin caer en la cutrez. El director hace notar su experiencia como diseñador de ‘storyboards’ y asistente de dirección en Hollywood —‘Alien: Resurrection’, ‘Superman Returns’ o ‘Terminator: Salvation‘, entre otras— y consigue coreografiar y planificar unas batallas creíbles y emocionantes, de una envergadura pocas veces vista en una producción española. Desde el primer plano —un helicóptero descendiendo bajo el sol abrasador del desierto—, Martínez Pérez anticipa una película repleta de buenas ideas visuales, una factura impecable y una fotografía expresiva, más en el trabajo de los exteriores que de los interiores.

Martínez Pérez anticipa una película repleta de buenas ideas visuales y una factura impecable

El director apuesta por centrarse en la cronología de los hechos reales y perfilar lo suficiente a los personajes para darles un mínimo de profundidad, aunque siempre manteniéndose fiel a la propuesta de género de acción pura y dura, aséptica en el plano de las implicaciones morales, políticas o sociales de una guerra, más allá de una secuencia inicial en la que aparecen civiles afganos víctimas de un ataque.

Raúl Mérida, en 'Zona hostil'.
Raúl Mérida, en ‘Zona hostil’.

El 3 de agosto de 2012, una mina explotó al paso de un convoy estadounidense cerca de Bala Morghab, al norte de Afganistán, una zona controlada entonces por la resistencia talibán. Para evacuar a los soldados heridos, el ejército español mandó un Super Puma con personal médico hasta la zona, pero cuando el helicóptero intentó aterrizar, el terreno cedió y la nave acabó volcando. A partir de ahí, se puso en marcha una misión de rescate que obligaría a las tropas españolas a pasar la noche en territorio enemigo, defendiendo su posición frente a los ataques de los guerrilleros talibanes, armados con morteros y fusiles de asalto AK-47.

Las tropas españolas tuvieron que pasar la noche en territorio enemigo, defendiendo su posición frente a los ataques de los guerrilleros talibanes

Martínez Pérez divide la acción entre la zona de combate y la base española de Qala e Naw, a unos 300 kilómetros de distancia, donde los mandos españoles deben diseñar un plan de rescate de urgencia en el que cualquier paso en falso puede resultar en pérdida de vidas humanas. Y aunque se ciñe a la cronología real de los hechos, la película también se permite licencias dramáticas para reforzar la tensión del momento. Desde la soldado inexperta recién llegada a la misión (Ingrid García Jonsson), hasta la veterana capitán que se plantea volver a Madrid en busca de una vida alejada de la incertidumbre y la peligrosidad de un conflicto bélico (Ariadna Gil), pasando por el capitán que pasa por unas circunstancias sentimentales complicadas y que intenta que su vida personal no afecte a su trabajo (Roberto Álamo, siempre en el registro adecuado).

Fotograma de la película.
Fotograma de la película.

Aunque sea con leves pinceladas para dar volumen al relato, la película toca temas como los recursos logísticos limitados de las tropas —lo que también sirve para intensificar la sensación de urgencia de la misión de rescate—, las condiciones precarias en que vive cualquier soldado destinado a un país en guerra, la relación de desconfianza entre las tropas y los locales —incluso los traductores empotrados en los destacamentos— o la posición de la mujer dentro de la disciplina militar. Sin embargo, tampoco pierde el sentido del humor, gracias al contrapunto que supone el personaje del comandante Ledesma (Antonio Garrido), que ayuda a que la película no se pase de gravedad.

Cartel de 'Zona hostil'.
Cartel de ‘Zona hostil’.

Una propuesta pulcra, entretenida y eficaz, una proeza de un director y una producción que han sabido exprimir al máximo un presupuesto limitado —unos cinco millones de euros—, ‘peccata minuta’ en el contexto hollywoodiense, todo un mundo en la industria de nuestro país. Sin embargo, la película no consigue aprovechar del todo la tensión dramática potencial de la historia y, en algunos momentos, toma decisiones que ralentizan el ritmo, quizá por intentar ceñirse a unos hechos demasiado actuales como para permitirse excesivas licencias. Y si el retrato de los protagonistas no se limitara a resaltar su heroísmo y compromiso con las Fuerzas Armadas y apostase por un relato más poliédrico y con más aristas, ‘Zona hostil’ sería, además de un artefacto técnico y visual de gran calidad, una película mucho más interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s