La mejor policía del mundo

Jesús Fonseca Escartín  Periodista y poeta

Jesús Fonseca Escartín artículo, Diario de Ávila, diario de burgos, Diario Palentino, el bloc del gacetillero, el día de león, el día de salamanca, el día de Segovia, el día de Soria, El Día de Valladolid, guardia civil, Jesús Fonseca, la tribuna, policía

Publicado en El bloc del gacetillero, en todas las cabeceras del grupo Promecal, el fin de semana del 25 y 26 de marzo de 2017

Tenemos la mejor policía del mundo. No lo digo yo, lo dicen otros. El amable lector sabe que, este gacetillero, dejó de opinar hace tiempo. Creo lo que sucede. Como el yogui Francisco Pedro, cuento tan sólo lo que veo. Y lo que veo es que, desde el FBI y Scotland Yard, a la Landespolizei alemana, pasando por la Gendarmería francesa, todos reconocen la eficacia de nuestros agentes. Tenemos unos policías nacionales, unos guardias civiles, más listos que los conejos. Sacrificados y muy preparados. Nunca sabremos lo que debemos a su abegado día a día. Thomas Neer, del FBI, lo reconocía recientemente: «estoy impresionado por la experiencia de la policía española, por su formación. Son admirables». Lo hemos visto en la lucha antiterrorista. Lo comprobamos en sus golpes —que no cesan— al crimen organizado. Ellos son los que han derrotado a los pistoleros de ETA. Los que libran, día tras día, el combate anti-yihadista, con ese goteo de detenciones que da que pensar. Sería injusto no reconocer que a todo esto contribuye —y cómo— la discreta eficacia del Centro Nacional de Inteligencia, al mando de uno de los hombres a los que más debe España: el general Félix Sanz Roldán. La Policía y la Guardia Civil de hoy no son las de hace unas décadas, que daban miedo y cuya sola presencia provocaba indefensión y ganas de salir corriendo. Encuestas y estudios recientes dan fe de la confianza de los españoles en la tarea de su policía. Crece la estima para unos y decrece para otros, como consecuencia de imperdonables abusos y trapacerías. En la calle, la policía puntúa cada vez más alto, mientras los que ya sabemos siguen cuesta abajo en su rodada, incapaces de rectificar y pedir perdón por sus fechorías. Lo pagarán. Pero volvamos a nuestra policía. Su twitter, por ejemplo, es la cuenta de un cuerpo de seguridad con más seguidores del mundo —esto que los chicos llaman followers—, por su utilidad a la hora de desenmascarar bulos y estafas en la red. La Policía española se ha situado a la cabeza, en pocos años, en ciberseguridad. Nuestros agentes son grandes conocedores del internet profundo, encriptado. Sólo quien sabe navegar ahí puede llegar a las entrañas del terrorismo y el crimen organizado. Los conocimientos de la Policía española en ADN son requeridos constantemente para desentrañar asesinatos fuera de nuestras fronteras. Todo un referente internacional sobre cómo afrontar los nuevos desafíos. Como somos tan dados a tirar piedras contra nuestro propio tejado, no está de más reconocer estas cosas de vez en cuando. Acabo con una sugerencia: igual no estaría mal que, puesto que se reconoce dentro y fuera su buen hacer, pagáramos un poco mejor a nuestros policías y guardias civiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s